Posteado por: wizfun | 14 abril, 2016

El renacido, por Javier Pérez de Albéniz

Ayer asistí a un acontecimiento francamente sorprendente. La gata de tres colores que pare a sus cachorros en la ventana de mi cocina estuvo fuera toda la noche, dejando solas a sus dos crías de apenas unos días. Por la mañana, una de ellas estaba muerta. No respiraba, no se movía. Cuando volvió la gata, la cría superviviente trepó rapidamente por el cuerpo de la madre buscando comida. La otra permaneció inmóvil en un rincón.

Sourced through Scoop.it from: www.eldescodificador.com

See on Scoop.itWfun xtreme

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: